lunes, 13 de septiembre de 2010

Solo / Por Cedhot Arias


No existe lugar del cuerpo que no recuerde el paso de los caballos de tu respiración...

De hecho... una breve laguna de suspiros y humo ha crecido junto a mi vientre.

Hay un árbol firme esperando la humedad de tus labios.... mientras estoy solo.

Cedhot Arias
13/09/2010
09:00 p.m.

3 comentarios:

ignorante dijo...

Hola,descubrí este blog rastreando desde Twitter por RT tuyo de algo que escribí,pero allí aparezco con nombre distinto,amargdangostura.
Ahora te sigo en este blog,porque lo primero que leo es esto,y ya con eso,debo seguirte porque si.
Yo en mis buenos tiempos escribía con ese estilo,lástima que en una mujer algunos lo malinterpreten,pero en un hombre la poesía erótica o
sensual es totalmente admitida por la ¿sociedad?.Un abrazo.

Cedhot Arias dijo...

Estás, aquí y ahora, junto a mi en las intemporales brazas cálidas de la poesía sin nombre y sin tiempo. Mientras te escribo un negro, con su piel forjada en la lava de la tierra originaria, llena de vegetales presencias, mira a los lejos mientras recuerda viejos dolores. Al fondo suena una fiesta sin invitadosn y yo me baño en tus ojos agua de distancia. Gracias. Por ir junto a mi ser y mi palabra. Cedhot Arias

ignorante dijo...

Sobre la fría oquedad/de tu silencio/resuena el murmullo/del pasado vagar/descalzo/sobre la piedra/del túmulo/solitario/de la memoria.