jueves, 8 de abril de 2010

Cenizas / Por Cedhot Arias

Imagen tomada del Blog: Albricias
http://dificildejuglar.com/wp01/page/2/



Una sombra de cenizas y otra sombra

no son los restos de un incendio
sino dos almas desalmadas que viajan
añorando estar erguidas ante la brisa.

Alla, a lo lejos, en el pasillo que me dejaste
desandando cegueras, gritos sin eco, voces solitarias,
fantasmas desdibujados…
arden dos o tres astillas febriles
que como un corazón insomne,
gago,
intermitente,
zapatean ridículamente sus lamentos
cotidianos.

No me queda otro grito sino la poesía,
y que el tiempo arrastre
con su volcán de arenas en fuga,
los restos de este naufragio silente.


Que crezca el musgo y las flores
sobre el cascaron tiranosaurico de nuestras costillas,
que las hormigas construyan sus senderos infinitos
en los jirones aún húmedos de nuestros labios,
dormidos para siempre en aquel último beso,
que casi como una ofensa,

me desdiste.



Cedhot Arias
Martes 06/04/2010
06:51 p.m.



No hay comentarios.: