domingo, 7 de febrero de 2010

Virginidad / Por Cedhot Arias


La pequeña flor se desnuda,
en sus ojos,
color cristal del día,
un rayo de sed resplandece.

Las tenues mejillas consternadas,
dos manos tibias en los muslos,
el volcán
en el vientre.
Todo el sol del mundo
en los pétalos.
Siente aletear un pájaro enamorado
sobre la brisa.

Pequeña flor desnuda,
tu aroma es aliento
del rio, cauce húmedo.

Pequeña flor desnuda.
Inundada, desplegada
como un abanico de amor
sobre las sabanas rojas,
tu polen es mío,
también el rubor
que limpiaron las lágrimas
en la tarde.

Cedhot Arias
07/02/2010
04:36 p.m.

No hay comentarios.: