miércoles, 9 de diciembre de 2009

LA PULLITA CALLEJERA / Palabras de adios para Rafael Dum


YO ME IMAGINABA LOS ÚLTIMOS DÍAS del poeta Rafael Dum, sentado en la plaza Bolívar de Cantaura en el oficio digno de Edecán Mayor del Libertador, en eterno y fulgurante y didáctico conversatorio con el poeta Rafael Rodríguez, o desandando huellas y soledades en los caminos de Kashaama, Tascabaña, Mare Mare, Mapiricure, Bajo Hondo y en cada una de esas comunidades donde abrazó la causa de los kari’ña, donde abrevó los valores de la indianidad, donde aprendió a amar o terminó de amar las eternas luchas y resistencias de nuestros aborígenes, las cuales compartió y vivió, porque Rafael era eso lucha, trabajo, resistencia, humildad y solidaridad.

YO ME IMAGINABA A RAFAEL DUM contándole a decenas de muchachitas de la escuela “Santa Joaquina de Verdruna”, donde quedaban los limites de Chamariapa, como era que Fray Nicolás de Odena convivía con los kari’ña de estos solitarios parajes poblados de quebrachos y cujíes y mayales, me lo imaginaba acariciando con ternura el rostro de su amada Giussepina, susurrándole amores, llenándola de esa bondad que el transmitía y mesándole el cabello con la yema de los dedos, o estremeciéndose al recordar a Romeo y Julieta o a Simón y Manuela, porque así era de grande el amor de Rafael para con su amada Giussepina.

YO ME IMAGINABA EL FINAL DE RAFAEL DUM en su diaria labor de investigación histórica, creando, visualizando sueños, mirando hacia el futuro y pensando en la Patria nueva. Me lo imaginaba cundido de nietos, con el blanco aladar como único asomo de su cronología. Lo imaginaba cualquier tarde de abril sentado en el frente de su casa, como se suele hacer todavía en nuestros pueblos, viendo morir la tarde y buscando entre los lejanos matorrales la claridad de los mechurrios, en un intento por ver como refocilaba tanta luz intermitentemente en la bóveda del cielo, mientras el generoso viento de Guanipa peina suavemente el vientre frágil de sabana y más sabana.

CUANDO RECIBI LA INFAUSTA NOTICIA del fallecimiento de mi amigo Rafael Dum, de parte del historiador y amigo común Maximilliam Kopp, sentí un respingo en mi humanidad y una profunda tristeza por su repentino deceso, justamente en el momento que más lo necesitaba su amada esposa Giussepina, en el momento en que bullía en él un sinfín de proyectos, en plena madurez intelectual y vivencial. En los últimos tiempos hablábamos muy seguido en El Tigre, ciudad a la que él viajaba frecuentemente en búsqueda de salud para su esposa. Me alentó mucho en los planes que compartí con él, de dedicarme a escribir sobre mi pueblo y su gente.

RAFAEL DUM ERA UN COMPENDIO de todas las virtudes, el resumía una vida lleno de logros, poblada de afectos consanguíneos y amistosos, eso que denominan afinidad. Su ejecutoria como hombre público, como promotor, dirigente y gerente cultural, como dirigente político, como luchador social, como maestro, que lo fue toda su vida, como padre amoroso, como esposo dedicado; puede sintetizarse en la palabra éxito. Fue un ferviente impulsor de la elevación de la Virgen de La Candelaria a Patrona del estado Anzoátegui y puso su empeño en que el municipio Freites tuviera un himno y un escudo, cuestiones que se lograron, luego de ardua lucha. Rafael fue exitoso en todo lo que emprendió y pudo ver los frutos de su trabajo intelectual y de investigación histórica, en libros editados, incluso por la Academia Venezolana de la Historia.

A RAFAEL LO CONOCIA DE TODA LA VIDA, pero nos hicimos amigos, panas en esos menesteres inciertos de la promoción, defensa y difusión de la cultura. Entre nosotros había un solemne respeto por la amistad y mi admiración por su talento y su oficio de bregador impenitente era del conocimiento suyo. Rafael y yo, y Ramón Fajardo y Miguel Henrique Otero y María Teresa Castillo y Carmen Ramia y Pedro Sánchez (+) y Enrique Moreno (Neverí) (+) y Raquel Aché y Margarita Liscano, transitamos juntos la época de oro de los Ateneos de Venezuela. Era la época en que se respetaba a las instituciones culturales, se les respetaba el albedrío, su génesis histórica, su trayectoria e inserción en las comunidades, y no eran asaltadas por bandas armadas, pues las únicas bandas que entraban eran las bandas musicales o una bandada de muchachitos ávidos por saber que era eso de la casa de la cultura o el ateneo.

ESTE VIERNES PROXIMO PASADO se nos marchó Rafael Dum, emprendió el viaje final como mortal y ahora su espíritu vuela raudo por derroteros de paz infinita hacia Dios, para que lo coloque al lado de los justos. Su alma seguirá bañada del rocío mañanero de las trinitarias y los malabares y su cuerpo que ha vuelto a la tierra recibirá el olor eterno del mastranto y las oraciones que por muchos siglos los kari’ña le han dedicado a las almas buenas y a La Candelaria.

YO SE QUE EL LLANTO INUNDO las pupilas de Giussepina, de su hijo Rafael Ernesto, de sus hermanos, Mario, Manuel y Antonio Dum, de sus hermanos de la vida: Paolo, Pedro, Rómulo, Vilma, Nidia, Betty y Will Meza, de sus amigos Martha Guilarte, Giovanni Martínez (El Chino), Ramona Flores, Luis Gurley, Margot Romero, Lesbia Montoya, Said Shaeen, Juan Manuel Muñoz, Matías Freites, Luis Salcedo, Candelario Gómez, Vladimir Velásquez, Mundito Barrios, Cedonio Rodríguez, Chuberto y José Luis Marcano, Garrido y Olivares y la legión de amigos que cosechó a lo largo de una vida dedicada a rendirle culto al ser humano.

TODAVIA AYER HABIA DOLOR Y TRISTEZA EN CANTAURA, el dolor se exhibía en los viejos ventanales y en las enredaderas, y en la plaza, y en la vieja Casa de la Cultura, y en el teatro levantado a pulso por Will y Betty y por el grupo “Moriche”, había tristeza en La Trilla, en 23 de enero, en El Guayana, en fin creció la tristeza y se metió en el rostro de Neptalí Tamanaico y de José Del Valle Ávila y del indio Tiapa y hasta una lágrima revoloteo rebelde en la mirada acerada de una mujer kari`ña.

QUE DESCANSE EN PAZ. AMEN. 

Juan Manuel Muñoz (Moriche) El Tigre, 6 de diciembre de 2009. Comentarios y/o sugerencias al Cel. 0414 845 90 06 y al email: juanmanuelmoriche@gmail.co
m y juanmanuelmoriche@hotmail.com

No hay comentarios.: