miércoles, 12 de agosto de 2009

Ella me ama / Por Cedhot Arias



Ella me ama… en la brisa cálida y soleada de la sabana tan ancha como el horizonte, caracolea su aroma, sube y baja, brinca, salta y se combina con la fragancia del morichal, acaricia la concha del morrocoy tesonero, planea sobre el rio sagrado, reposa en el estanque del tiempo mientras ve pasar las nubes que surcan el inmenso mar teñido de rojos vértigos del cielo de Guanipa.

Ella me ama y yo la amo. Ella en lo suyo, haciendo de la distancia un grito Caribe, de guerra y esperanzada miel de abejas laboriosas. Yo en lo mío… con la palabra por delante echa sonrisa y diadema. Con la palabra que nombra y crea, y señala, y sueña.Yo miro otro paisaje en la distancia y ella me abraza. Estamos unidos por el tronco. Ella mira en un sentido, yo en el otro.

El mundo gira para ambos mientras el universo calienta centellas apasionadas en la sombra de nuestras mejillas. La misma sabia nos recorre, retumba el corazón de madera como un tambor de fieltro, paja y monte de todas las sendas y caminos, escuchamos a los hombres pasar por el sendero y sabemos que por siempre serán sus pisadas el reloj de nuestros anhelos.

La tierra nos abraza, sembrados nuestros cuerpos en un cuerpo, crujen los sueños en las ramas mientras las hojas comentan y sonríen. La madre y su canto de ternura fértil, arenosa como una maraca que vibra al son del pulso y el parpadeo… y aunque sendas distintas miramos, estamos enamorados.

No hay comentarios.: