sábado, 11 de julio de 2009

Deseo y tesón del amor y del deseo / Por Cedhot Arias


Verde de las sombras
el destino imperioso de tus besos
trajo hasta mí la corteza de tus labios.

Agua fresca en el tallo,
vertido de pies a cabeza
en tu cintura,
era fértil el parpado,
la uña, un simple gesto.

Mirada de gato:
intuyo, intuyes,
la danza del sexo.
Y, lamidos los deseos
queda como un reguero
por todas partes
el amor que sentimos.

Ahora, en la confirmada
presencia de nuestras soledades
afines… huele
solo la abundancia embadurnada
y placentera en todas las cosas.
Y el anhelo clandestino.

Cedhot Arias
Sábado 11 de julio de 2009
12:51 p.m.
Tramonto a Firenze V. Fotografía tomada del espacio en Flickrde: 7 Miguel Angel Para ver su trabajo puedes visitar este enlace: http://www.flickr.com/photos/eyedeaz/

1 comentario:

Ophir Alviárez dijo...

Me gusta, me encanta lo largo de las imágenes que casi se apoderan de mi aliento en ese escape al destino que se troca en soledad. Hay una madurez en la voz que devela pero inquieta y hay, por no dejar, un repicar en eo entre la segunda y la tercera estrofa.

Salud por el anhelo, pero que no sea clandestino aunque la tentación posea.

OA