miércoles, 27 de mayo de 2009

Anhelo y esperanza / Por Cedhot Arias


Como a la vida te amo
esfinge de cal
salobre es tu cuerpo
sobre la piedra,
sacrificio olvidado.

Miro detrás,
el vertice de mi cuerpo
encaja en el oradado
sendero lechoso del tuyo,
la humedad es una fragancia
sin tiempo mientras recuerdo,
mientras tengo la certeza
de nuestro destino.

Volteo, miro al frente
levanto mi brazo cálido
sobre el horizonte,
sobre la sombra de tus cabellos,
somos iguales como las nubes,
marchamos hacia la quietud
hacia el deseo satisfecho día tras día.

Añoro desgarrar tu piel
sentirte sangrar de placer sobre mi,
añoro tu grito escondido,
el ritual de tu rostro en este espejo,
añoro y deseo.

Me levanto y aún te siento mía,
no puedes ser de nadie más
sino de quien te adora...
de quien ha hecho de la espera
un sendero de piedras de colores.


Cedhot Arias 26 de mayo de 2009 09:00 p.m.La fotografía que acompaña nuestro poema hoy es de IAR
http://www.flickr.com/photos/eseartista/ en ese vínculo puedes revisar su valioso trabajo fotográfico.

No hay comentarios.: