sábado, 14 de marzo de 2009

Segundos... / Por Cedhot Arias


Una a una,
como en un viejo
reloj sin arena,
las sombras puntiagudas
de ese dolor
que te arrebata
el alma
bajan por tu garganta...
hasta tu corazón.


Cedhot Arias

5 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

Dónde y por qué el corazón? Dónde...

OA

Cedhot Arias dijo...

¿Porqué no?

Cedhot Arias dijo...

I

¿Por qué los inmensos aviones

No se pasean con sus hijos?

¿Cuál es el pájaro amarillo

que llena el nido de limones?

¿Por qué no enseñan a sacar

miel del sol a los helicópteros?

¿Dónde dejó la luna llena

su saco nocturno de harina?

Ophir Alviárez dijo...

...dónde, dónde...!

OA

Cedhot Arias dijo...

Aquí, justo, donde aún duele.