viernes, 20 de marzo de 2009

Evolución / por Cedhot Arias


Para Susan Castro, con aprecio.


Tu mirada es la extensión del cielo sobre el horizonte,
ese, que aclara cada tarde el rojo calor del día que se apaga.

Como una almohada de flores arrancadas - húmedas
como la suave piel que une tus muslos -el astral brillo de tus cabellos
alivia el dolor intenso
de mi entrecejo.

Se que solo sonries cuando sientes latir las estrellas
que habitan en tu pecho... yo mismo crucé ese puente de siglos
hace unos días, mientras peinabas el tiempo
frente al espejo que habitamos.

Una mano que camina por tu espalda,
mis ojos que anhelan lo que los tuyos ofrecen,
un jardín, un viejo par de zapatos,
la paciencia del librero,
aquella ventana ciega.

Llegar tarde a casa,
esperar el regalo de tus brazos.
Hacer de nuestras sabanas
el abismo en el que cada día
clausuramos
la mañana.

Cedhot Arias

No hay comentarios.: